El abrazo del bosque

Al entrar en el bosque se hace el silencio en mi alma y entonces puedo escuchar su voz poblada de voces. Al entrar en el bosque me siento como en casa, en una habitación propia al fondo de mi ser, y me arrebujo en esta suave intimidad sin muros en donde puedo respirar, donde puedo ser hacia dentro.

Y miro alrededor. Callo. Reverencio. Amo los árboles porque son completos. Se alimentan de la luz del sol y de la oscuridad y humedad de la tierra. Una y otras les hacen crecer.

Cerca de la tierra, los ansío, tan fuertes, antiguos, firmes, con su centro invulnerable. Cerca de los cielos, los anhelo, tan delicados, tiernos, flexibles, receptivos…

El bosque me cobija, el bosque me abraza, quisiera ser árbol y arraigar en él.

ESTACIONES DEL ALMA

Para seguir Tinta y Luz…
Suscríbete a Tinta y Luz para recibir en tu correo electrónico las novedades del blog. Recibirás, como regalo de bienvenida, un ebook con una muestra de nuestros libros publicados y de nuestros proyectos en marcha.

* campo requerido




Compartir...

Mirada

¿Qué hay detrás de tu mirada? Zambullirme en la oscuridad para encontrarme con la luz.

INSTANTÁNEAS

Para seguir Tinta y Luz…

Suscríbete a Tinta y Luz para recibir en tu correo electrónico las novedades del blog. Recibirás, como regalo de bienvenida, un ebook con una muestra de nuestros libros publicados y de nuestros proyectos en marcha.

* campo requerido




Compartir...

Uno

No estamos solos.
¿Has mirado alguna vez a aquellos hombres y mujeres
que como tú cargan con sus dolores,
que como tú se hunden en el cieno,
que como tú renacen de las cenizas,
alzan el vuelo
y como tú se solazan en las horas livianas y dulces
con una sonrisa franca?
Ninguno escapa a esta ley.

No estamos solos.
¿Te has percatado del gato que dormita;
del diente de león enamorado del viento;
de las distantes estrellas
que nos susurran al oído
sus voces antiguas;
del rocío de la mañana,
suave beso en la piel de la tierra;
del petirrojo y su alegre reclamo;
de los copos de nieve
leves sobre tus manos;
del río que nos habla
del instante fugaz
del permanente cambio;
de la lluvia golpeando los tejados;
del bicho con el que compartes
el mismo miedo;
de las agujas de los pinos,
manatial de las flores y los helechos;
del sol brillando en un cuadrante del suelo;
de la mañana fresca
y la tarde templada,
la noche fría;
de la amapola que es nido
del sol de primavera;
de las ranas parlanchinas
y la laguna muda;
de la arcilla de la tierra
que acoge tu pisada?
¿No te percataste de todo esto
y de que eres uno con ello?

No estamos solos,
pertenecemos a una comunidad
tan grande como el universo,
somos parte de la creación y lo creado.
Somos uno con todo.
¡No estamos solos!

HUESOS. Alma

Para seguir Tinta y Luz…

* campo requerido




Compartir...
Volver arriba

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies