Ven conmigo, hermana

Cierro los ojos, callo y, al callar, escucho a Dios. Y una oleada de amor inunda mi alma.

Miro detrás de tu mirada y veo tu luz, amiga, hermana. Parece tan frágil como la cobertura de una semilla, que, al tomarla entre las manos, se quiebra. Pero en realidad es increíblemente solida y fuerte, inagotable, como la semilla misma.

Por tu rostro ha pasado el tiempo, amiga, hermana. Tu cuerpo guarda memoria de los días vividos. El embate de las olas labra la roca, dejando cada vez más desnuda el alma. Tus ojos parecen tristes. La tristeza de una mujer fuerte.

A veces nos extraviamos, perdemos el norte. Abrázate, abraza tus miedos y tu valor, tus flaquezas y tus fortalezas, la risa del vientre y tus tristezas, los anhelos perdidos y los que han de venir. Abrázate.

Yo también te abrazo, te tiendo la mano, apóyate sobre mi hombro, hermana, y retomemos el camino.

Cierra los ojos y mira. ¿No ves un horizonte poblado de estrellas? Solo tienes que estirar la mano y alcanzarlas.

NUBES

Para seguir Tinta y Luz…

* campo requerido




Compartir...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *