Os damos la bienvenida

ÚLTIMAS PUBLICACIONES

Raíces profundas

Raíces profundas. Raíces que penetran hasta lo más hondo. Raíces como garras que se aferran a la tierra. Me asombra la raigambre en la gente de aquellos países que sufren continuamente una catástrofe tras otra: huracanes, terremotos, erupciones, tsunamis. Personas que han de levantar sus casas una y otra ...

Seguir leyendo...

La luciérnaga y la luna

Al principio de los tiempos la luna era gris y oscura, ninguna luz iluminaba su rostro. Eso sí, tenía una voz muy hermosa… a la luna le gustaba entonar canciones maravillosas.

Seguir leyendo...

Declaración de intenciones

No quiero ser la marioneta de un ventrílocuo, por mucho que me hubiera gustado haber escrito El principito, Kew Gardens, La sonrisa etrusca, Viajes que despertaron mis cinco sentidos, El barón rampante, Elegía a Ramón Sijé o Canto a mí mismo. Quiero expresar mi propia voz.

Seguir leyendo...

Las tormentas de verano

Llueve. Llueve como todos los veranos cuando llegan a su fin. La lluvia arrecia hasta acabar con los resquicios. El azote del agua es una mano que desnuda, que arrastra la mugre para hacernos más ligeras. Así es el verano. Así son las tormentas del verano.

Seguir leyendo...

Fronteras

¿Es posible que desaparezcan las fronteras? ¿Ser Uno con todo? ¿Existir en el presente eterno? Anhelo de Unión.

Seguir leyendo...

Miradas

Monstruos. Monstruos negros como el azabache sobre fondo negro como el carbón. Aúllan, me hostigan, caen sobre mí. Cuánta oscuridad, gritos en la noche de mi pecho, miedos que me acosan como jauría de perros...

Seguir leyendo...

Mar

Nos acercamos al mar, territorio del sol y del agua, luz a raudales, brisa perfumada de sal. Detrás de esas lomas está esperando con los brazos abiertos para acogernos en un gran abrazo que nos hace libres. El mar. Ya hemos llegado.

Seguir leyendo...

Huidas y encuentros

El verano es la estación de la huida. Huimos del calor, del peso, del sopor. Pero también es la estación del encuentro. El encuentro con la sombra, con el agua, con la brisa, con las horas tempranas, con la tormenta. Encuentros.

Seguir leyendo...

Te ofrezco mis manos

Te ofrezco mis manos. / ¿Qué más puedo ofrecer? / Te ofrezco mis manos. / Y ¿qué pueden hacer mis manos / ante la fuerza de la vida, / ante el vasto acontecer, / ante el inexorable encuentro / con la muerte?

Seguir leyendo...

El tiempo recuperado

Tiempo para amar, tiempo para jugar, tiempo para descansar… Tiempo sin horas, tiempo preñado de risas y respiraciones, tiempo sin ocaso… Tiempo caricia lenta, tiempo parpadeo de Shiva, tiempo sin tiempo…

Seguir leyendo...

 

Hace unos años abrimos una nueva vía en nuestra vida común formando un tándem poético-visual del que surgió nuestro libro Doce lunas. Doce amaneceres, una encina. Un proyecto que llevamos a cabo fotografiando el amanecer de la luna llena a lo largo de todo un año y acompañando estas fotografías con las impresiones que durante estos amaneceres nacían de dentro. Amaneceres que se se desarrollaban cada mes en un mismo paisaje, con una encina de testigo… la encina como centro que no cambia con el suceder del tiempo. Doce lunas nació como un experimento, como una azarosa colaboración. “Me apetece probar esto”. “Vale, me apunto”. En cambio ahora, y con el correr del tiempo, se ha convertido en una necesidad. Desde aquel primer libro, el tándem ha seguido rodando con un montón de proyectos abiertos y en marcha, voces de lo profundo, miradas que corren a la par que la sangre, con el latido del tiempo como impulso y motor. Ahora decidimos compartir, con todas las personas que lo deseen, los caminos que transitamos. TINTA Y LUZ pretende ser una plataforma para mostrar nuestro trabajo conjunto, y también el que hacemos por separado. TINTA Y LUZ es la expresión de nuestra alma. TINTA Y LUZ es una habitación íntima instalada al fondo de nuestro ser. TINTA Y LUZ es nuestra voz, nuestra mirada.

Esperamos que os guste.

Empezar a leer


Sobre
nosotros


Qué vas
a encontrar


Nuestros libros
y láminas


Comparte con tus amigos…